EL HERMOSO VIAJE DE LA VIDA

… y antes de mirar afuera tienes que mirar adentro.

UCDM, T-12.VII.7:1

Hola queridos lectores, les escribo desde una muy bella tarde de marzo, soleada y con una brisa muy especial, que trae debajo de la mano un sentimiento de esperanza y de poder y de amor.

En abril se cumplirá el primer año del inicio de mi proceso, ha sido muy complicado -por decir lo menos- han habido momentos de mucho mucho dolor y momentos de una gloriosa y sublime paz; momentos en que he querido renunciar y donde hubiese querido dejar de ser fiel a mi Alma-por miedo, claro; estos dolores de crecimiento han sido duros y a veces de mucho miedo, no mentiré ni pecaré de humilde cuando digo que de verdad ha sido de reflexiones profundas pero muy dolorosas, de un dolor que te cala en lo profundo de tu humanidad, lo son cuando te desnudas por completo y te haces la promesa de no volver a engañarte otra vez.

Dios te conoce solo en paz, y ésa es tu única realidad.

UCDM, T-3.IV.7:16

Es por eso que este año ha sido de aprender y aprender a desaprender, había tanta basura -que al final no era otra cosa que mi propia oscuridad- guardada dentro de mí, que incluso muchas veces me sentí superada por ella. Nadie dijo que fuera fácil morir y renacer, nadie dijo que fuera fácil dejar de creer que eras algo para luego comprender que no, nadie dijo que fuera fácil dejar ir situaciones, cosas y personas que ya no te hacían bien, nadie dijo que fuera fácil liberar tu alma; no pretendo mucho menos usar un lenguaje que de alguna manera me victimice, porque no soy víctima de nadie ni nada más que de mi propia inconsciencia y aunque, puede querido lector, que esto suene bastante atrevido y por lo mismo te genere miedo el continuar con tu proceso, te voy a compartir unas reflexiones que yo, en este punto de mi vida, trato como verdad y que solo han sido posibles entender y comprehender a raíz de mi proceso y que se bien, de otra manera no hubiese sido posible.

LA CULPA NO EXISTE

La culpa no existe, nadie tiene culpa de nada de lo que me pasa o de lo que pienso, ni siquiera yo, ¿Por qué? la culpa es solo un mecanismo de protección que utiliza nuestra mente con el objetivo de hacernos creer que no estamos en control de nuestra vida y esto no es verdad. Cuando digo “nuestra vida” me refiero a nuestro mundo interno, donde a raíz de lo que sucede en el mundo externo, podemos victimizarnos y culpabilizar a los demás o a nosotros mismos, ese es un camino que es utilizado por la mayoría de las hermosas almas que se han desconectado de su divinidad; o bien, podemos decidir aprender la lección que se nos pide aprender.

Cuando te encuentras en un estado de víctima constante, culpando al mundo y a ti mism@ sobre lo “malo” y “terrible” que crees que te ha sucedido y no te das oportunidad de reflexionar ¿Qué puedo aprender de esto? y solo decides continuar quejándote y quejándote, viendo solo lo negativo y lo víctima y pequeñ@ que eres ante este suceso, eliminas la responsabilidad en ti de poder hacer algo.

Cuando se elimina esa responsabilidad, pierdes el control sobre tu vida y te vuelves un autómata más, creyendo que tú eres alguien que necesita ser rescatado por alguien o algo más que no sea: tú mismo y mientras más te tardes en dejar de engañarte y negar tu realidad (porque el estado de víctima te parezca algo con lo que puedas vivir), más tardarás en aprender lo que la Vida ha decidido que estás list@ para aprender, ¿Para qué resistirse?

Por cierto, de un tema similar, ya había hablado en esta entrada: https://lamiriblog.com.mx/2020/09/02/las-10-cosas-que-aprendi-de-mi-despertar-espiritual-hasta-el-momento/, te invito a que la leas.

EL OTRO NO EXISTE

El/la otr@ no “te hace”, “no te traiciona”, “no te lastima”, eso te lo haces tu mism@ desde el momento en que decides que una situación neutra (porque la realidad es eso, justamente, neutralidad) que ha sido realizado por otra Alma, te ha hecho daño y entonces, en relación con el punto 1, te victimizas, creyendo que los demás te: humillaron, violentaron, lastimaron, traicionaron y un largo etcétera, antes de si quiera, poder mirarte a los ojos y con total honestidad decir: YO ME HE TRAICIONADO, YO ME HE LASTIMADO, YO ME HE VEJADO, mucho antes de que los demás reflejaran mi sentir interno con una acción externa.

¿Por qué? porque el mundo exterior es solo un reflejo del mundo interior, si dentro tuyo sientes que no mereces ser amado, el mundo externo reflejará esa realidad trayendo, tal vez, a una persona que refleje justamente esa creencia que por tanto tiempo te has obligado a mantener. Si tu no te eres fiel a ti mism@, a tu Alma/Ser/Esencia (como quieras decirle) y no reconoces que tu alma te pide justamente algo contrario a lo que tus deseos egoicos quieren, entonces te estás traicionado a ti, cuando ignoras tus necesidades y no puedes vivir una vida acorde a tus verdaderos principios y valores, también te estás engañando a ti y entonces ¿Por qué sorprenderte porque tu pareja te ha sido infiel si tu te fuiste infiel primero?

Tal vez, muchos de mis queridos lectores al leer este párrafo me digan que no sé de lo que hablo o que eso lo digo porque no conozco su situación y entonces seguirán argumentando más y más sobre porque lo que señalo es falso y seguirán victimizándose una y otra y otra vez porque “eso es lo que me da comodidad”, bueno, al ego; pero te aseguro que tu alma lo ha comprendido y en ese estado de potencialidad donde no cabe lugar para mentiras, se podrá reconocer como cierto esto: todo el mundo externo es reflejo de tu mundo interno y si se ha reflejando en mi exterior una infidelidad, solo por poner un ejemplo, te preguntaría esto ¿Cuánto valor tienes para asumirte, dejar de victimizarte, y comprender para qué ha sucedido eso? ¿De verdad el otro/la otra fue el malo de la película? o ¿De verdad vives de conformidad con el sentir de tu Alma?, ¿Te has preguntado incluso, por qué estás aquí? o ¿Qué es lo que mi Alma/Ser/Esencia me pide?

Hijo mío, tienes miedo de tus hermanos, de tu Padre y de ti mismo. Pero estás simplemente engañado con respecto a ellos y con respecto a ti. Pregúntale al Maestro de la realidad lo que ellos son y lo que eres tú, y al escuchar su Respuesta, tú también te reirás de tus miedos y los reemplazarás con paz.

UCDM, T-11.VIII.14:1

EL ÚNICO/LA ÚNICA RESPONSABLE DE MI VIDA, SOY YO

Sabiendo que el otro no existe y que la culpa no existe, resulta conclusivo que la única persona responsable de mi vida sea yo.

Una vez que somos adultos es nuestra responsabilidad aprender lo más que podamos y de la mejor manera que podamos de aquellas lecciones, que muchas veces son dolorosas, pero no por eso menos necesarias para nuestra evolución y expansión de consciencia.

Y con esto viene la enorme posibilidad de dejar de querer controlar la vida, algo que en lo personal me ha costado muchísimo y con lo cual sufro -hablando con total honestidad- por mi historia de vida y aún así sé que el único camino para poder ser de verdad libre, es decir, para ser libre de mi ego que solo busca tener y hacer y pasar a solo SER; reconozco que el único camino es el de asumir la responsabilidad de mi vida y esto traerá como consecuencia muchas cosas.

Cuando una persona es responsable de su vida: no victimiza ni a sí mismo ni a otros, no culpabiliza ni a sí mismo ni a otros, no se resiste al fluir de la vida, no intenta controlar su vida ni la de otros, no juzga ni a sí mismo ni a otros, no traiciona la verdad de su Alma, elimina las ansías de tener y de poseer, personas o cosas porque le ha quedado claro que el camino para liberarse de cualquier sufrimiento, es el desapego, como Buda Gautama refirió en incontables ocasiones y busca que su Alma sane y ame de forma incondicional.

Te puedes olvidar del ego por completo en cualquier momento que así lo elijas porque el ego es una creencia completamente inverosímil, y nadie puede seguir abrigando una creencia que él mismo haya juzgado como no creíble.

UCDM, T-7.VIII.6:3

Caray, tarea titánica para aquellos que hemos iniciado un proceso sin siquiera pensarlo y que se nos ha presentado como un enorme e increíble regalo, un trabajo de una vida (o varias), de mucho dolor, de mucho conocimiento y de subidas y bajadas, pero una vez que lo has empezado de alguna manera, sabes bien, que lo único que queda es seguir adelante hasta tu último día y en ese camino, estoy yo.

El secreto aquí es que, todos estamos en ese proceso, el proceso de aprender, de sanar miedos, enojos, tristezas, traumas emocionales y un largo etcétera para RECORDAR lo que somos: AMOR.

De a poco me voy reconociendo o mejor dicho, recordando. He tenido que dejar de creer que he sido muchas y pequeñísimas cosas para volver a mi divinidad; para entender que merezco todo lo bueno que la vida tiene para mí, para perdonarme de haber lastimado a otros o a mí, me ha costado de verdad mucho, me sigue costando mucho; pero bueno, prefiero la verdad cruda, que el engaño, aunque por el momento no sea tan agradable, creo importante primero saber que no soy y vaciarme de eso, para dar espacio a la hermosura del amor divino e incondicional que sí soy.

¿Estoy donde me gustaría estar? depende, jajaja. Ya no estoy donde definitivamente entendí que no debía estar pero aún no estoy donde mi alma/ser/esencia anhela estar, en la mayor de las dichas y absoluta paz, es un camino de vida que estoy dispuesta a transitar si eso me liberará del sufrimiento y me brindará un amor inconmensurable y perfecto que solo mi Padre/Vida/Dios/Universo puede proveer.

La vida es un maravilloso regalo, increíble y magnífico; es un verdadero milagro todo: las nubes, el sol, la luna, las plantas, los animales y nosotros. Tu eres un regalo increíble para mí y para todos, tu alma es perfecta, tu cuerpo es perfecto y tu vida, es perfecta; porque gracias a esa vida y a ese cuerpo has y seguirás experimentado diversas situaciones que te llevarán a sanar tus miedos para llevarte a comprender que lo sublime y más preciado que la Vida tiene para nosotros es el amor.

Es por eso que escribo esta entrada, para ti, alma preciosa que me lee, no creas lo que tu mente (ego) te dice, tu no eres ese ser pequeño e incapaz e infeliz y detestable que te dice que eres, ¡DEJA DE CREERLE! eres la más grandiosa de las expresiones de nuestro padre, eres la magnificencia del Universo, un regalo divino para ti y para todos y un ser tan excepcionalmente perfecto, que lo único que requiere es dejar de creer que lo que le dicen sus pensamientos es verdad y empezar a… sentir, porque solo permitiendo que las emociones y sentimientos fluyan dentro de ti, podrás reconocer tu verdadera esencia, divina, perfecta y magnífica.

Recuerda que siempre ves lo que buscas, y lo que buscas es lo que encontrarás. El ego encuentra lo que busca y nada más. No encuentra amor porque es eso lo que está buscando.

UCDM, T-12.VII.6:4,5,6

Te abrazo desde aquí mi querid@ lector/@, te mando todo mi amor, eres increíble.

Atentamente, Miriam.

Entradas parecidas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s