LA CONSCIENCIA DEL SER ¿QUIÉN SOY?…

Publicado por

La sociedad occidental en la que hemos nacido, crecido y nos desarrollamos es una sociedad industrializada, globalizada y dañina para el ser humano, pues está profundamente enferma y le encanta la prisa ¡TODO HAY QUE HACERLO A PRISA! sin reflexionar siquiera.

Los que hemos crecido en esta sociedad, estamos ansiosos siempre, ese estado de constante ansiedad es el generador de enormes desbalances, pero ¿Por qué? por ser mejor que el otro, más grande, más bello, más inteligente, más capaz, más digno, siempre más, más que el humano que tengo al lado, porque se me ha dicho que solo si soy esto o hago esto otro, entonces seré aceptado y si soy aceptado, seré amado; y es la idea que nos creemos con la cual incluso muchos mueren sin siquiera habérsela cuestionado alguna vez, una idea que viene del ego y además ¡FALSA!

Esa necesidad excesiva de ser siempre el mejor, de sobresalir y de hacer lo que sea con tal de que así sea (incluso usar a otros seres humanos y en general, seres vivos) nos ha dañado de una forma tan profunda y terrible que ya no duele, al menos no en la superficie, lo hemos normalizado, esa percepción incorrecta está tan impresa en nuestro cerebro, materializada a través de enormes creencias limitantes que hemos perdido de vista lo verdaderamente importante: la inocencia que subyace en el corazón de cada uno de nosotros.

La inocencia del alma, del Ser, que se encuentra dormida y que la mantenemos así con cada hora de cada día en la que preferimos huir de nuestra realidad a través de las interminables horas en redes sociales, del consumo de drogas para evadirte, el alcohol en exceso y un largo etcétera.

Somos muchos los que buscamos darle algún sentido a la vida, pero la vida solo tiene sentido si somos capaces de cumplir estos tres propósitos: dar amor, recibirlo y saber perdonar. Todo lo demás es una pérdida de tiempo.

“El libro de los Baltimore” Jöel Dicker.

¿Qué es lo que sucede a este mundo de objetos inanimados en los que nos hemos convertido? yendo por la vida, solo por ir, tan tristes y desorientados sin un ápice de apatía por otros seres humanos. Del trabajo a la casa y de la casa al trabajo, sin mucho ánimo de hacer lo que haces cada día, sentado por ocho horas en esa oficina que detestas, comiendo por comer, sin disfrutar de respirar, ¿Agradecer por haber abierto los ojos? ¡Que va! eso es algo de siempre ¿Segur@?

¡Claro!, como si esta vida fuera para siempre; dar “amor” sin sentir amor, entonces no es amor ¿Cierto? posesividad, dominio y dependencia son el día a día de muchas relaciones de pareja, de familia, de amigos, de trabajo y un largo etcétera, ¿Qué sucede que no puedo disfrutar la vida?

Querid@ lector(a) ¿Alguna vez has visto a un niño pequeño jugar? ¿Le has observado de cerca? cuando yo lo he hecho me he dado cuenta de cosas increíbles: sus ojos brillaban de una manera que no recuerdo haber visto antes, su sonrisa estaba radiante y sus hermosas mejillas sonrosadas; lamentablemente eso no lo veo mucho en mis amigos (todos adultos) en mi familia menos, tratando de hacer lo que se supone que tienen que hacer porque alguien en algún momento les dijo o te dijo, que eso “era lo que seguía”, porque alguien en algún momento les dijo o te dijo que “eso era lo que tenías que hacer para SER alguien en la vida”, tu no necesitas hacer o tener nada para SER, porque desde siempre eres y solo por eso mereces todo lo bueno que la vida tiene para ti.

Sé como tu eres, de manera que puedas ver quién eres y como eres. Deja por unos momentos lo que debes hacer y descubre lo que realmente haces. Arriesga un poco si puedes, siente tus propios sentimientos, di tus propias palabras, piensa tus propios pensamientos. Sé tu propio Ser, deja que el plan para ti surja de adentro de ti.

Fritz Pearls.

Yo te invitaría a detenerte un poco, a reflexionar sobre el rumbo que actualmente tiene tu vida y a que te preguntes: ¿Esta es la vida que deseo vivir? si de forma sincera sale un ¡no! dentro de ti, entonces algo habrá que hacer, ¿No crees?

Seas padre, madre, esposo o esposa o la etiqueta que desees ponerte, permíteme decirte una cosa: La Vida, aunque no lo sientas así, ¡ES UN REGALO! y además, un bellísimo milagro, quiero que sepas que Dios/Vida/Universo te ama siempre y que eres una parte de el/ella, que sepas que te ama desde el inicio y siempre será así; te invito a que entiendas que tu vales y eres digno de ser amad@ ¡Sólo por el hecho de existir! y no necesitas tener o hacer algo para agradar a los demás; es más, te invito a que dejes de querer agradar a los demás, cada vez que haces eso, te traicionas a ti; deja de hacer que los otros te quieran y empieza a quererte primero tú, luego conócete y muéstrate tal y como eres. Sé y estoy segura que una vez que has entendido que la relación más larga que tendrás con alguien, es contigo, todo el foco que ponías afuera lo dejarás ir y te convertirás en quien eres en verdad y curiosamente, las personas ¡te aceptarán! pero ya no de un modo para buscar agradar, sino generando conexiones sinceras con gente real que al igual que tú, se ha atrevido a iniciar un viaje profundo de autoconocimiento.

¡Encuéntrate! esto solo puede ser posible si te atreves a descubrir quién eres y qué haces aquí. Todos tenemos miedo (independientemente el miedo que en esta etapa de tu vida sientas) siempre está ahí, todos nos enojamos a lo largo de la vida, por diversas e incluso, justificadas razones, eso también es válido, todos nos sentimos tristes y también todos lloramos, a todos en algún momento nos han roto el corazón y le hemos roto el corazón a alguien; las emociones son parte de la experiencia humana ¡caray! y debemos abrazarlas, enfrentarlas y aceptarlas para dejarlas ir… PERO….pero…pero… además de las emociones que son en su mayoría generadas por pensamientos, tenemos que entender que ¡NO NOS DEFINEN! yo no soy la emoción y no me define algo pasajero y finito; una vez que logramos entender esto y concluir además que TAMPOCO SOY MIS PENSAMIENTOS de miedo, terror, ansiedad o angustia, comprendo que lo que si soy es esta consciencia que puede observar esas emociones, esos pensamientos y esas acciones que este cuerpo humano siente, piensa y hace. Eso sí soy.

Soy la consciencia que observa desde arriba, la que entiende que es estúpido querer tener la razón, porque el “querer tener la razón” sobre algo es una artimaña más del ego, que le ayuda a hacerte creer que eres tú; cuando eres la consciencia que observa, los juicios también desaparecen y en su lugar la compasión toma partida y empiezas a preguntarte ¿Qué situación es la que me genera paz y no conflicto? esa es tu consciencia, tu sabio interior, que te guía de la forma adecuada al máximo desarrollo de tu espíritu.

Cuando empiezas a entrar en armonía con tu verdadera esencia (una vez que ha salido todo el dolor y porquería que te habías guardado por tantos años) te sientes libre, pero es una libertad que solo cuando la experimentas la logras entender, ya no te importa querer tener la razón de … un carajo… aceptas lo que es como es y tratas de hacer lo mejor que puedes con lo que tienes, sin esos sentimientos machacones de culpa que son verdaderamente terribles, te analizas, te observas y te comprendes y comprehendes. Todos tus errores o lo que calificaste de esa manera (¿O fue el ego?) dejan de importar y empiezas a verlos como aprendizajes, de la Vida, regalos de Dios que te ha mandado para que aprendas algo, siempre es así.

Esta entrada te la dedico a ti, que sientes que estas perdido o perdida, que no ves luz al final del túnel, para ti, personita que has perdido esperanza y que simplemente y por más que se esfuerza, no lograr encontrar alegría en el diario vivir, esta entrada va para ti, con corazón roto y desamor y sueños destrozados (que por el momento se ven así) Recuerda que siempre, cada situación de tu vida pasa por algo, el que no sepas cuál es ese algo, no significa que no sea para mejor, confiar en la Vida es una de las mejores cosas que puedes hacer en momentos de intranquilidad y angustia; esa pregunta que te haces el día de hoy no tiene porqué ser contestada hoy, ¡vamos! si hoy no sabes la respuesta… respira… relájate y disfruta el viaje de esta hermosa carretera que es la VIDA hasta que llegué, lo único que debes hacer ahora es CONFIAR EN LA VIDA y confiar y apreciarte a ti.

Te mando mucho amor mi querido/querida lector(a), te mereces todo lo bueno que la vida tiene para ti y recuerda algo ¡TODO PASA! lo bueno, lo malo y lo feo… siempre pasa, todo fluye y esto es ley, hasta pronto.

-Miriam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s