VIAJANDO A SOLAS, MI EXPERIENCIA … ¿Te atreves?

¡Hola! queridos lectores de lamiriblog, el día de hoy les traigo un post muy personal y del cual me da mucha alegría poder escribir pues nunca antes pensé que me hubiera atrevido a hacerlo.

Hace unas semanas atrás decidí tomarme unas vacaciones del trabajo, razón por la cual me organicé un viaje a la Playa conmigo y solo conmigo.

Te extraño playita linda…!

Cuando comenté a familiares y amigos sobre esta idea, algunos me dijeron: ¡Que padre! pero a otros casi se les salían las órbitas de sus ojos jajaja, era lo más extraño del mundo la forma en que me veían, especialmente para mis tías (más mayores) que decían que porqué había decidido hacer tal locura (“Ésta se volvió loca” pensaron, a lo mejor) ¿Por qué te quieres castigar de esa manera? me dijeron, pero ¿Qué harás ahí toda sola y triste? en fin, comentarios medio desatinados, aunque al final, todos me apoyaron. A algunos les costó un poquito más, yo de todos modos estaba decidida y si les soy muy sincera, no me importaba la opinión de los demás, al fin y al cabo era yo quien viviría la experiencia y más aún, cada quien vive las experiencias necesarias que su alma necesita y queridos lectores, les puedo garantizar que mi alma necesitaba esta experiencia sin duda.

Yo estaba expectante de saber lo que pasaría, mi primer viaje sola, a los 26, nunca lo imaginé posible y no porque no hubiera pensado que estaría cool; sino porque la soledad tiene PÉSIMA PRENSA y con esas opiniones que se convirtieron en creencias limitantes crecí, yo y muchas personas más.

Sin embargo, el viaje me reveló varios aspectos sobre mí, que muy seguramente de otra manera no hubiera podido haber conocido. Fueron cinco días de libertad absoluta, de miedo por la aventura y de descubrimiento.

Este viaje lo había pensado ya meses atrás, sin embargo el primer viaje que me había propuesto realizar, no fue posible derivado de la contingencia por el COVID-2, razón por la cual decidí ser paciente y enfocarme en lo positivo, hasta que se llegó el momento de poder realizar el tan anhelado.

Viajar sol@ implica ante todo responsabilidad para garantizar tu seguridad y protección y ganas de aventurarte; al principio cuando iba de camino a la playa me sentía fuera de lugar, yo veía como todas las personas que harían el viaje conmigo, se encontraban acompañadas y me hacía sentir mal eso; además de que el anterior viaje a la playa que había realizado, me venía vívidamente a la mente, por lo cual la cosa no se hizo más fácil.

Cuando llegué al hotel me sentí bien, libre y capaz de hacer lo que me propusiese, bueno, mi estado de ánimo había mejorado mucho y eso me alegró aún más. Lo primero que hice al llegar y hospedarme fue ir a ver el mar ¡TAN RELAJANTE Y PRECIOSO! ahí estaba en toda su vastedad, con este divino cielo azul que abarcaba todo, sentir la brisa tan cálida y el amarillo brillante del astro Rey, me dieron la oportunidad de agradecer a Vida/Dios/Universo por esta oportunidad.

Curiosamente, esos días que estuve hospedada en el hotel “coincidieron” (nada es casualidad, nunca) con un ¡Congreso de Salsa y Bachata!, jaja con lo que me gusta bailar (Gracias Universo) así que una banda en vivo que cantaba y tocaba al ritmo de sonidos tropicales me cautivó y tuve que ir a averiguar que era esto. Ahí conocí a bailarines muy amables que me enseñaron algunos pasos de salsa y me divertí mucho, me bronceé mucho y me la pase muy de lo lindo comiendo esas delicias marítimas.

Nótese “El bronceado” ¡Me encantó! jajaja

Los días pasaban y me empecé a relajar, en semanas previas había acumulado una gran tensión y mi cuerpo sin duda pero sobretodo, mi alma, necesitaban este respiro.

Comer sola nunca me incomodó, desde muy niña me ha gustado hacerlo, pues es una enorme oportunidad para poder observar todo y a todos, me gusta mucho observar a las personas, sus caras, las aves, las mariposas y todo eso estaba ahí servido en bandeja de plata.

Sin embargo y aunque yo me sentía realmente en paz, estando solo conmigo, cuando observaba a muchachos que venían a un viaje de diversión, a parejas que sin duda tenían una intención romántica o a familias que había decidido darse el tiempo para estar justamente en familia, vi situaciones que me hicieron darme cuenta que muchas veces no valoramos lo que tenemos.

Muchas personas con el cuello hacia abajo, metidos en el celular aún y pese a que tenían a sus familiares o amigos con quienes habían venido a un viaje para convivir enfrente; comiendo con el celular, reposando con el celular e incluso me tocó ver a un muchacho que se había metido al mar¡CON EL CELULAR! ¿Dónde quedo la convivencia?, ¿Dónde quedó la oportunidad de reconocernos unos a otros?

Y fue ahí cuando empecé a reflexionar lo siguiente: Estamos tan perdidos en este mundo, no recordamos quienes somos ni porque estamos aquí; es ahí cuando ante la necesidad de sentir algo, lo que sea, acudimos a nuestras drogas: celulares, televisión, alcohol, drogas y muchas otras cosas que utilizamos para evadirnos de una realidad que desconocemos y que francamente, nos negamos a experimentar.

Esa sensación de desconexión de la realidad, me pegó duro y me di cuenta que muchos de nosotros vamos por la Vida negando algo que no podemos esconder: NUESTRA ESENCIA DIVINA, pues nos da tanto pavor mostrarnos como somos que simplemente no nos atrevemos a ver más allá de nuestro celular de moda, la serie de moda o el videojuego de moda.

Todos formarmos parte de un plan y todos tenemos una misión aquí, ¿Cómo es que se nos está yendo la vida de las manos y no despertemos y nos demos cuenta que estamos vivos? limitándonos a enfocarnos solamente y de forma obsesiva en un mundo digital que no nos pertenece y que la misión de cada uno la releguemos a lo más bajo de nuestras necesidades básicas, ¿Cómo puede ser posible esto?

Este aspecto sin duda me fue revelado en este estado de soledad, al que tanto miedo tenía (y aún tengo) pero que poco a poco voy zambullendome de lleno en la experiencia. Yo sé que el Universo me ha enviado a una experiencia de soledad para conocerme, para amarme y darme el valor y respeto que nadie que no sea yo, me puede dar.

Me resulta obvio que esta experiencia en soledad es necesaria, además, para que salga todo el dolor que he contenido por años y que simplemente necesito atender, para trascender y sanar, me veo ahora llena de miedo, pero con la plena convicción de que Dios/Vida/Universo me ama, agradeciendo que es a mis 26 cuando se me ha dado la oportunidad de trascender experiencias sumamente dolorosas, pero debe hacerse, porque quiero hacerlo.

Considero pues que, estar en soledad es necesario, cuando debes observar lo que pasa dentro tuyo, entender porque piensas lo que piensas o sientes lo que sientes, la soledad es el camino que mi alma ha elegido para expresar su divinidad y poder acercarme a mi tan anhelada felicidad, esa que vislumbró como libertad plena y libre de apegos, a poco no se te hace increíble poder tener la posibilidad de no necesitar a nadie más ¿No es genial? que ya no tengas esa creencia bien marcadita que te dice que necesitas a otros para vivir tu vida, para que sea feliz o plena, eso verdaderamente es grandioso y deseo llegar a ese punto, con la guía de mis maestros espirituales, sé que será así.

Aquí lo importante queridos lectores, es recordar que a lo que más debemos prestar detalle es al fluir de la existencia, agradeciendo cada situación que la Vida te presenta y tratándole como lo que es: un aprendizaje, el constante aprendizaje de la vida.

La soledad tiene muy mala prensa, como decía al inicio de esta entrada, pero es necesaria para conocerte a profundidad y por esto me refiero a conocer toda tu luz pero también toda tu oscuridad, esa que cala, que avergüenza y que tiene las heridas más profundas que solo tu conoces. El propósito se ha cumplido y es momento de seguir adelante, pero ahora, sola.

Te mando mucho amor, muchos viajes a la playa y muchos abrazos.

Atentamente, Miriam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s