AUTOSABOTAJE: ¿Por qué lo hago?, ¿Puedo dejar de ser infeliz? CLIC…

Hola mis queridos lectores de este su blog, el día de hoy les traigo un tema sumamente interesante y que creo que a todos en algún momento de nuestra vida nos ha pasado factura en diversos aspectos; cuando tratamos mal a otros, cuando dañamos a otros o nos lastimamos a nosotros mismos y muchas veces sin entender porque nos comportamos así: El autosabotaje.

¿Por qué nos sucede?

Cuando un ser humano puede decir sobre sus estados y acciones, “Como soy, actúo”, el puede ser uno consigo mismo…y puede aceptar la responsabilidad para sí mismo aunque incluso tenga conflicto con eso.

Carl Jung, Two Essays on Analytical Psychology (Traducción libre)

El autosabotaje se produce dentro de cada uno de nosotros, en lo más profundo de nuestro subconsciente, originado por los miedos, ese aspecto instintivo y emocional que siempre nos acompañará en nuestras vidas y que lo que debemos hacer es, justamente: aprender a convivir con ellos, pues lo peor que podemos hacer es huir de ellos.

Resulta increíble como los miedos pueden influir tanto en nuestra vida, a través de una serie de obstáculos que nos impiden llegar a nuestra tan anhelada felicidad, que es el fin última de la vida de cada uno de nosotros y que sin duda, todos merecemos ¡MERECES SER FELIZ¡ pero entonces si lo merezco ¿Por qué tiendo a sabotear mis relaciones, mis proyectos o mi vida en general?

El miedo es nuestro ego, nuestra oscuridad, lo que Carl Gustav Jung denominó como “la sombra”; son esas heridas que nos duelen en lo más profundo y que cuando creemos que alguien nos ha atacado o pretende vulnerarnos, se activa como un radar incesante de búsqueda de culpas, castigos y víctimas o verdugos; y cuando menos lo esperamos ya hemos generado un daño en otros y en nosotros mismos, para después arrepentirnos o sentirnos muy mal.

El mejor de los remedios para hacerle frente a esta parte de nuestra condición humana es: ASUMIR, como bien lo señala Gerardo Schmedling, enorme maestro.

Pero, asumir ¿Qué? pues ¡nuestra responsabilidad! primero: sobre nuestra vida.

Esto significa hacernos responsables de nuestros pensamientos, emociones, sentimientos y acciones, cuando asumes tu responsabilidad ¡TODO CAMBIA! pues de pronto parece ser que el único o única dueñ@ de tu vida ¡Eres tú! y ya no dependes de la aprobación externa o de la valorización a través de lo que según tú creías eras tu: tu estatus, tus credenciales académicas o laborales, tus cosas, las personas que te rodean, etcétera; de pronto todo eso parece perder importancia porque entiendes que no los necesitas; no los necesitas para apreciar tu valor, para amarte, para atenderte, para darte paz, pues entiendes que siendo tu el capitán de tu barco puedes hacer todo aquello que te propongas, pues tu meta es justamente ser feliz y esa meta nace desde nuestro interior, desde nuestro perfecto y muy sabio Ser.

Cuando conectas en profundidad con tu Ser, claro, con miedo pero con el objetivo de sanar y llegar a descubrir tu verdadera naturaleza; entonces entras al core de tu esencia, a ese diamante que se encuentra ahí escondido, quizás hasta empolvado y conectas con tu seguridad y sabiduría interna y entonces hay verdad, pura y hermosa verdad, absoluta y que no da lugar a duda alguna.

Como esa verdad es tan perfecta y pacífica, el ego no entra, no lo puede hacer, porque en esos instantes de conexión con tu Ser, de pronto resulta que no hay tiempo, que no hay pasado o futuro y que lo único que importa es existir dentro del preciado regalo del ahora. Recordemos que el ego y con esto quiero decir: miedos, estrés, ansiedad y preocupaciones, necesita del tiempo, pasado o futuro y necesita que nunca dejes de “pensar”, que sigas en la generación convulsa de esos enunciados que nos provocan miedo, que nos nublan la razón, que nos envuelven muchas veces y que otras más, si les llegamos a poner mucha atención, llegan a gobernar nuestra vida.

Te invito a que tu mism@ te liberes ahora mismo de esas partes de miedo que no te permiten ser feliz, de esas partes dentro tuyo que te sabotean y que impiden que cumplas tus mayores sueños y metas ¡ASUME! la hermosa responsabilidad de tu vida, con todo lo que eso conlleva y date la oportunidad finalmente de ser feliz y aceptar que la única persona que te puede hacer daño o amar o no respetar o respetar y así un largo etcétera ¡ERES TÚ!

Ahora bien, si la primera parte para libertarte de los miedos es asumir tu responsabilidad, la segunda sin duda deberá ser: RESPETAR.

Pero ¿Respetar qué? evidentemente la vida y experiencias de los demás, de no interferir en sus procesos de sanación, de no formular juicios por su condición, por su trabajo o forma de ganar la vida, por la forma en que se relaciona con otros o consigo mismo, por la forma en que deciden llevar su vida, o pensar o actuar; dale la oportunidad de sanar NO INTERFIRIENDO con tus juicios generados desde el miedo y brinda amor, pues es finalmente lo que todos en este plano, podemos darnos unos a otros, AMOR puro y precioso, recuerda que esa es nuestra naturaleza.

Además para ti implica un doble beneficio, pues te liberas de la carga mental y egoica de juzgar a otros y enfocarte en ti, en tu cuerpo, en tu mente y en tu corazón. La increíble capacidad humana de sanar a nosotros mismos nos abre la oportunidad de finalmente entender lo que merecemos y empezar a actuar en sintonía con la vibración del amor y del merecimiento de tu condición humana como perfecta y flexible.

A menor rigidez mental mayor flexibilidad para amar, mayor oportunidad para libertarte de esas ansiedades, tristezas y enojos y mejores posibilidades para no sabotearte, para generar autoconfianza y la elevación en tu estima propia.

Como decía al inicio de esta entrada, los miedos siempre van a estar ahí, constantes, podrán llegar incluso pensamientos que no te gusten que te desagraden y que te impulsen a querer evadir o correr al otro extremo tratando de no pensarlos más; lo cierto es que cuando decides ya sea evadirte o pensar que “no quieres pensar más en eso” sucederá el efecto contrario y darás mayor impulso y fuerza a esas reacciones biológicas y naturales de tu cuerpo.

Ante esas ideas que no te gustan lo mejor siempre será profundizar en ellas, no evadirlas o tratar de no pensar en ellas, permíteles que estén ahí algunos días y te prometo que desaparecerán tal como vinieron, pero sobretodo no te juzgues por tener pensamientos de temor o miedo, no puedes juzgar algo que es profundamente humano y propio de ti, date la oportunidad de que estén ahí, de forma valiente y luego cuando estés listos, permite que se vayan pero sobretodo se paciente contigo y acepta tus propios procesos, acepta tu sombra, esa oscuridad que es parte de todos al igual que la luz; considerándote perfect@, divin@ y amor inacabable.

Te mando muchísimo amor, mis mejores deseos para hoy y si tienes días complicados u hoy es uno de “esos días” abrazalo a profundidad y date paciencia y mucho amor.

Si te gusto esta entrada, te pido la compartas con tus seres queridos, amig@s o con esa persona que crees que le pueda servir.

Así como invitarte a que me sigas en mis redes sociales, estoy en facebook e instagram como @lamiriblog.

-Miriam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s