¿Crisis del cuarto de vida? o solo una crisis y ya…

el

Hola amigos y amigas, espero estén teniendo un día bonito, un día donde estén permitiendo dar luz a su oscuridad, que es un paso fundamental para dejar de ser miedo y convertirte en amor. Un día donde estén permitiendo fluir esas dudas, miedos y preocupaciones, aceptando dichas sensaciones y liberándose de ellas ¡ES POSIBLE! tal y como señalé en mi entrada anterior sobre la forma en que podemos liberarnos de las emociones.

El día de hoy, escribo esta entrada profundamente personal para en caso de que existan personas que se encuentren en mi misma situación, nos apoyemos y sobretodo entendamos que no estamos solos y que no somos bichos raros por estar pasando por esto, pues ahora sé que personas a lo largo de su vida y generalmente aquellas que son reflexivas se preguntan generalmente en el transcurso de sus veintes: ¿Qué hago aquí? o ¿Qué quiero?, preguntas que sin duda iniciaron cerca de mis 17 o 18 años pero que ahora tienen una connotación más real, como a continuación les explico.

El tema que quiero tratar es sin duda la crisis vital que estoy teniendo a mis 26 años, esta es una crisis que ha venido a darle giros totalmente inesperados a cada etapa de mi vida, la laboral, la amorosa, la filosófica/existencialista, pero sobretodo la personal.

Me encuentro en una etapa de puras preguntas ¿Qué quiero?, ¿Quién soy? ¿Sabré algún día quien soy?, ¿He hecho lo que me gusta?, ¿Qué me gusta? No sé lo que me gusta, ¡Quiero un trabajo que aporte algo al mundo, ¿Cómo le hago? ¿Quiero casarme? ¿Quiero tener hijos? ¿Con quién me casaré?, ¿Estamos de alguna forma condicionados? ¿Hay un plan divino? Si es así ¿Hasta que punto soy libre?, ¿Hasta cuando dejaré de tener preguntas?

Y si me siguiera, sería un interminable cuestionario que no me es posible comprender o responder apropiadamente, ¿Por qué? pues porque no hay certezas de absolutamente nada, estás como en una cuerda floja o en un mar de aguas revueltas, donde lo único que encuentras es pura inestabilidad.; no hay respuestas concretas, pareciera como si todo estuviera en el “aire” y entonces a veces, necesitas tiempo para procesar el montón de sensaciones, emociones y pensamientos que llegan a ti.

Cada mañana me despierto esperando obtener luz de lo que se supone debería ser mi vida en estos momentos, ¿Es preciso que a esta edad tenga un trabajo que me apasione? o ¿Debo esperar más? ¿O debo viajar más? o no lo sé, ven, jajaja, sigo con las preguntas.

Me he comenzado a replantear qué es lo que quiero de la vida, pero las respuestas no están ahí, no llegan, al menos, no como usualmente y a lo largo de mi vida se han presentado; quisiera entender que esta crisis llega como consecuencia de no aceptar vivir en la incertidumbre que es la vida, sé, por ejemplo que algunas de esas respuestas que espero, solo se darán pasado el tiempo y por ahora lo único que me queda es tratar de controlar mis impulsos emocionales hasta que sepa que es lo que debo hacer o hasta que se me brinde una pista de cual sería el camino adecuado a seguir, claro, si es que existe un camino adecuado o bien, saber si soy yo, quien enteramente decide que hacer de su vida.

Siento que estoy lidiando con algo nuevo para mí: NO SABER QUE HACER, tener dudas y por lo mismo, al no saber como manejarlas, crear ese sentido de insatisfacción y frustración; pero ¿Qué puedo hacer? lo cierto es que analizando mis circunstancias he llegado a la conclusión de que lo mejor que puedo hacer es no hacer nada y permitirme fluir con la vida, disfrutando de las pequeñas cosas, que finalmente es de lo único que no tengo duda, de, reconectarme conmigo, con mi esencia y aplicar mi luz sobre la montaña de oscuridad que es ejercida desde mi subconsciente y fluir con la vida. En este punto de mi vida, mi propósito fundamental es sanar las heridas que nacieron en la infancia y de las cuales me hago de a poco pero a paso firme, más consciente.

¿Podré ser alguna vez plenamente consciente de toda mi oscuridad? quien sabe ¿No? puede que si o puede que no, de todos modos no importa eso, al menos no en este momento. Lo que de verdad tiene valor y lo que de verdad implica valentía es querer cambiar, es hacer cosas distintas pues es la única forma de obtener resultados diferentes, es replantear mi vida; ahora, hay algo que a lo largo de mi existencia me ha caracterizado y es el hecho de siempre ver, lo que pasa, como algo que debe pasar, que nada pasa por error y todo es perfecto y preguntarme ¿Qué es lo que me toca aprender?

Cuando hemos llegado a ser capaces de formular la pregunta, es que la respuesta está ya cerca.

Ralph W. Emerson

Así quiero tomarme esta crisis, preguntándome ¿Qué es lo que me toca aprender? probablemente la respuesta ha estado enfrente de mi todo el tiempo, quizás, lo que me toca aprender es a navegar este mar de aguas revueltas, es aprender a equilibrarme sobre esta cuerda floja,; quizás lo que me toca aprender es que la vida es así y que en este momento lo que vivo es un desafío que repercutirá de forma positiva en toda mi vida, aunque aún me sea imposible identificarlo, pero de algo estoy segura ¡TODO PASA POR ALGO¡ Que pase lo que tenga que pasar y haciendo lo único que me es posible hacer: fluir y controlar el bagaje emocional que viene con esta crisis (un buen método es el de Dejar Ir del Dr. David Hawkins) y aceptar que por el momento mi vida es así, que debo calmarme y darle paz a mi interior.

Te deseo un día lleno de amor propio y autoconocimiento. No olvides seguirme en mis redes sociales facebook e instagram, estoy como @lamiriblog.

¡ADIÓS!

-Miriam.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. aubescrit dice:

    Hola Miriam!!

    Tu mensaje me ha inspirado, porque me identifique en muchos de sus párrafos. Yo tengo 31 años cumplidos y tengo esas mismas dudas que tienes tu y que tuve a mis 25, y 27. Claro, ahora tengo las cosas más claras, se un poco más que es lo que quiero pero me siguen quedando dudas y a veces, cada tanto tiempo sufro de esas clásicas crisis existenciales. De cualquier forma la solución que comentas es muy buena, el simplemente fluir y disfrutar de la vida. La Ley del Mínimo Esfuerzo habla de eso y a mí me ha ayudado a lo largo de mi vida a superar el estrés de estás crisis. Soy una persona hiper emocional y a veces también me clavo mucho con estas cuestiones jeje. Te mando un abrazo desde Chihuahua

    Le gusta a 1 persona

    1. Miriam Gal. dice:

      Hola!! @aubescrit muchas gracias por tus hermosas palabras, te agradezco de todo corazón que me compartas tu experiencia, es un mundo nuevo para mí! jajaja esperemos poco a poco, como te ha pasado a ti, tener más claro lo que queremos y a ¡aplicar la Ley del Mínimo Esfuerzo! 😀 saluditos hasta Chihuahua.

      Le gusta a 1 persona

  2. Miriam Gal. dice:

    Hola!! @aubescrit muchas gracias por tus hermosas palabras, te agradezco de todo corazón que me compartas tu experiencia, es un mundo nuevo para mí! jajaja esperemos poco a poco, como te ha pasado a ti, tener más claro lo que queremos y a ¡aplicar la Ley del Mínimo Esfuerzo! 😀 saluditos hasta Chihuahua

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s