¿Qué puedo esperar de esta “nueva normalidad”? El COVID-19 ¿Lo peor que me pasó?

el

Hola queridos lectores, les escribo desde una bellísima y fresca tarde de junio.

El día de hoy quisiera hablarles sobre todo este asunto de la “nueva normalidad” pues parece de pronto que, con el inicio de esa etapa, todos estamos expectantes de lo que sucederá en los próximos meses. Para mis lectores que no son de México, la “nueva normalidad” fue el plan estratégico creado por el poder ejecutivo federal (el presidente y su gente) que tiene como objetivo reanudar y sobretodo reactivar la economía del país, de forma gradual y como origen de la contingencia sanitaria del COVID-19, seguramente en sus países estarán implementando estas medidas especiales también.

Para muchas de las personas de mi alrededor existe una preocupación latente de lo que sucederá, se llenan entonces de noticias negativas y permiten que a su consciente e inconsciente lleguen mensajes de desaliento, tristeza, ansiedad e incluso depresión, pero ¿A qué se debe? ¿Por qué esa desesperanza?

Para mí, la claridad sobre esas preguntas se debe contestar con otra. Acaso, te has preguntado ¿Por qué en este momento del planeta y de nuestra existencia, surgió el COVID-19? como siempre te digo, no me creas nada de lo que te digo, pero te invito a que lo reflexiones tú.

Yo ya he tenido la oportunidad de hacerlo y no encuentro otra causa más que el hecho de que la Vida/Dios/Universo nos está pidiendo, como colectividad que despertemos del largo letargo en el que nos hemos encontrado por tanto tiempo.

Para mí, este tiempo significó, sin lugar a dudas, la oportunidad de reconectarme con mi esencia, con mi Yo, que es pura perfección, paz e imperturbabilidad, que al final significa AMOR; significó la oportunidad de entender, además, que necesitaba este espacio de profunda auto reflexión, autoobservación y sanación, en este mundo tan convulso e industrial en el que nos vemos forzosamente inmiscuidos la gran mayoría de personas; el cual simplemente no es suficiente, nunca lo es ¿O si?

No lo es, pues te impide primero estar en presencia de ti, vamos corriendo de un lugar a otro, sin descanso, consumiendo a montones, lo que se deja y lo que nos venden, siempre de prisa, sin respirar ni una vez de forma consciente, casi como si estuvieras programado en un “automático” que nunca termina y que, evidentemente con esas acciones siempre está la pregunta ¡¿POR QUÉ NO SOY FELIZ?! Ya hice todo lo que esta sociedad me ha dicho que tenía que hacer, ya tengo ese puesto, ese trabajo, esta cosa o este otro objeto; pero aún así parece como si se repitiera la sensación de un constante y doloroso “vacío” tan profundo que llegas a creer, incluso, que es imposible de llenar.

Lo cierto es, querido lector-lectora, que esto es falso. Porque te han vendido la idea de que esta sociedad es ideal y que no está enferma, ¡LO ESTÁ! Estamos viviendo en una sociedad enferma, donde la carencia y necesidad son el pan de cada día, estamos tan absortos en lo que por años nos han dicho que es lo que debes hacer para ser feliz, que se nos olvida por completo que nosotros tenemos, cada uno, la capacidad de ser FELIZ sin DEPENDER de nada ni nadie.

Eso es falso, es falso que necesites esa cosa o esta otra, o ese viaje para ser feliz, lo cierto es que si no aprendes a ser feliz por ti mism@, no hay viaje, cosas o personas que te hagan feliz, ¿Te digo por qué? porque solo tú sabes cómo hacerte feliz, y si me estás leyendo y dices es que, verdaderamente ¡NO SÉ COMO SER FELIZ! entonces debes iniciar con la autoobservación, es fundamental para que te conozcas y logres saber que es lo que verdaderamente te hará feliz.

Con autoobservción me refiero a ser consciente de lo que SIENTES, PIENSAS, DICES y ACTÚAS, esto es fundamental, pues con la observación propia viene forzosamente la necesidad de ser responsable de tu vida, pues entiendes que tu creas tu realidad, que si tu ves todo “negro” todo, tanto en el interior como en el exterior será eso, justamente, NEGRO; pero si por otro lado decides entenderte y asumir lo que sientes y NO TE EVADES, te prometo que ¡TODO CAMBIA! pues ahí inicias un viaje de autodescubrimiento que nunca termina y que, te garantizo lector, te hará muy, muy feliz.

¿Por qué preocuparse por el COVID-19? ¿Te ha servido verdaderamente antes, preocuparte para lograr algo? o solo te das cuenta que te drena la energía y terminas peor de como empezaste ¡NO TE PREOCUPES! Estarás bien (repítelo) ESTARÉ BIEN ¡verdaderamente estaré bien!, todo es perfecto en este justo momento en el que la vida sucede. AMA TU PRESENTE y verás como todas esas preocupaciones que te restan, se irán.

Te invito a que lo intentes y me cuentes como es que te ha ido.

Te abrazo desde aquí y recuerda siempre esto: ¡ERES INCREÍBLE! ¡ÚNICO! ¡ÚNICA! y maravillos@.

-Miriam.

@lamiriblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s