ALEPO

Distribuido por NETFLIX.

¿Qué se sentirá ser libre?

De niña, recuerdo, que me encantaba ver volar a las parvadas de pájaros que pasaban cerca de la ventana de la casa de mi abuela, quería ser como ellos, volar lejos de lo que puede que pareciese una simple ilusión, volar lejos de lo que se había establecido como una verdad, volar lejos de las personas que parecía, que no cuidaban de mí, volar y ser libre, al lado del sol, sobre las nubes blancas en un cielo azul.

¿Cómo se siente ser libre? ¿Cómo se siente hacer lo que te plazca? incluso si eso significa permanecer en la resistencia y sitio de una ciudad como Alepo, este documental sin duda me envolvió.  Una madre y esposa que estuvo hasta el final, hasta donde se pudo, hasta donde ya no hubo otro camino en un lugar destruido por una guerra civil, terrible, donde reside claramente un ego colectivo sumamente carente y necesitado, aún ahí donde no había, aparentemente, esperanzas y donde a diario veía a gente, conocida y desconocida, morir, decidió quedarse junto a su esposo, sobrevivir junto a su pequeña niña.

Evidentemente para mí sería bastante irreal siquiera entender la causa de su decisión porque esa no es mi realidad, pero soy humana al igual que ella y entiendo que su corazón creía en una causa, en una lucha y ahí en medio de edificios revueltos y destruidos, ahí donde el polvo de los materiales de construcción se vencía, ahí ella encontró la libertad de creer en lo que debía hacer y lo hizo porque escucho a su corazón, esa voz interior que es su esencia perfecta e imperturbable.

Tienes que tener mucho valor y coraje para creer en ti ¿Sabes? implica sacrificio, el sacrificio de deshacerse del ego, implica dolor y muchísimo miedo, sin embargo quisiera que todos pudieran hacerlo, quisiera que todos sintiesen esa sensación de plenitud que sucede cuando dejas que tu esencia tome la batuta de esta orquesta que es la vida, digo de nuevo, se necesita coraje y valentía, pero eso soy y estoy dispuesta a creer en mí, cueste lo que cueste, estoy dispuesta a tener el valor de pensar en mí, de crecer enfocada en mí, de tomar decisiones, que aunque sean difíciles, que aunque sean complicadas, que aunque impliquen miedo, sepa yo, que son las correctas, pues como lo dije en entradas anteriores, el día que llegue mi hora de partir de este plano terrenal, quiero tener la certeza de que no me arrepiento de nada, que todo lo que hice, todas las decisiones que tome, aunque no sean adecuadas, sí sean las correctas, que me esforcé lo más que pude por serme fiel, que me escuché.

La vida da muchas vueltas y las personas cambian, ya sea porque tu las veas diferente o porque ellas se conviertan, sea como es, el cambio es una constante, pero yo quiero saber que a pesar de los cambios, que a pesar de los buenos o malos ratos, siempre me fui fiel a mi, saber que no deje que las emociones me sobrepasaran a tal grado de no haber podido escuchar a mi corazón y no haber tomado la decisión adecuada, quiero ser fiel a mi, a lo que mi nombre representa, a lo que mi humanidad representa, hasta el momento no tengo arrepentimientos, porque hice lo que era necesario, porque me escuche y cuando fallé recapacité, porque hice todo lo que pude hacer y estoy aquí recibiendo y aceptando las bondades de la vida.

Deseo que conforme vaya experimentando más en este camino, pueda tomar decisiones equilibradas ¿Sabes, lector, lectora? ni tan emocionales ni tan racionales, sino una medianía entre ambos puertos; he aprendido que las emociones en exceso o el raciocinio en exceso silencian esa voz, ¡MI VOZ! luego me arrepiento y entonces debo recapacitar, y eso no tiene nada de malo, pero sé que si hay arrepentimiento es porqué no escuché a mi voz y ahí duele, ahí me veo cara a cara con el dolor, es por eso la necesidad que tengo de serme fiel, de serle fiel a la esencia de mi voz, por eso quiero desde un inicio escucharme a mi, no a los demás, no a mi ego, no a nada más ni a ninguna otra cosa que a lo que soy yo.

No puedo saber como será mi vida en 10 años, ni siquiera puedo saber como será mañana, la vida es corta, muy corta, pero algo sé, sé que mi voz interior está presente y sé que cuando mi voz interior me diga que haga algo que sea necesario para que yo me convierta en un ser más consciente y amoroso, lo haré, porque soy fiel a mi misma.

-Miriam.

A continuación un pequeño poema, que le hice a mi querida hermana, hace ya unos años, tal vez 2009 o 2010. Para ti, mi hermanita, te amo.

Sé como un ave
libre
Sé como un tigre
salvaje
Sé como una flor
bella
Sé todo lo que quieras
Alza el vuelo
Alzalo al infinito
Nunca pares
Nunca te canses
Siente el viento
VE y DISFRUTA el mundo como pocos
Y cuando ya estés listo
desciende, regresa
y enséñame a ser libre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s