¿Cómo trascender la culpa y el perdón?

Este tema quisiera tocarlo desde el concepto de ser humano, un simple ser humano (que es lo que soy), desde la capacidad que tenemos para crear realidades en nuestra mente. Ser humano para mí significa ser imperfecto, falible y altamente moralista.

La moral, ese concepto tan castigador y severo. Ahora me resulta complicado de entender, ¿Por qué? pues porque para la moral todo es bueno o es malo, no hay más, para la moral alguien es el que actúa bien y el otro es el que actúa mal, para nuestra moral, si no nos dañas eres bueno pero si lo haces eres malo y la vida, ¡LA VIDA! no es binaria, queridos lectores, pero nosotros, por alguna razón, hacemos que sea así.

Nosotros, sociedad,  muchas veces somos crueles, unos con otros, en ese egocentrismo vivido desde lo egoico, nos  trauma y hiere pensar que todo lo que hacen los demás y nos afecta, lo hacen porque quieren dañarnos. Siempre a la defensiva.

JÚPITER
Júpiter. Foto, propiedad de la NASA.

Cuando dejas de ser niño y empiezas poco a poco a convertirte en adulto, comienzas a cuestionar las “verdades” que hasta ese momento habías tratado como tales, muchas veces incrustadas desde mucho tiempo atrás por nuestros padres (sin querer) y en general por nuestro entorno, incluso situaciones que ni siquiera recuerdas, pero están ahí.

Hasta hace poco, empecé verdaderamente a cuestionar lo que mis padres trataban como verdades y es doloroso, aún más,porque son tus padres, a quienes de cierta manera siempre tienes en un alto valor, doloroso; además porque te das cuenta que son humanos al igual que tú y más aún cuando entiendes que rigen su vida, muchas veces, por CREENCIAS LIMITANTES, que ellos ven como verdades.

¡Caray! complicado y doloroso el proceso, pero más analizador y de a poco más sanador, eso se los garantizo pues de cierta manera empiezas a ver dentro tuyo e invariablemente la realidad te golpea y eso, amigos lectores, aunque duele resulta muy gratificante, porque empiezas a despertar a la realidad de la vida, pero ¿Cuándo sucede?

Esto sucede solo cuando TÚ lo decides, cuando decides dejar de culpar, dejar de ver todo como bueno y malo, dejar de pensar que los demás te dañan y tú solo eres víctima de la circunstancia, esto sucede cuando verdaderamente tienes disposición de aceptar que todo lo que creías que era verdad, no lo es; de aceptar que es tu “ego” quien en la mayoría de los casos gobierna tu mente, de aceptar que no eres tan libre como crees que eres, de aceptar que tus acciones se mueven por el egocentrismo y ese tan referido ego, sobretodo de aceptar que no eres eso, que tu esencia ha estado escondida por años y que te has lastimado tú y solo tú y que está ahí (la esencia) esperando a que la aceptes y la abraces.

Cuando empiezas a ver a la vida como lo que es, sin categorizar como “bueno” o “malo” nada, cuando empiezas a ver al otro como una persona, humano, tan imperfecto y falible como tú, que se puede equivocar y cometer errores, como tú y eliminas la palabra “juzgar” de tu vocabulario junto con la palabra “culpa”.

Cuando empiezas a ser más consciente ahí comienzas a tener las riendas de tu vida, de la verdadera, por la cual estás aquí, en la tierra, en este presente, en este momento de la historia.

Todos, quiero que lo sepas querido lector/lectora, tenemos esa capacidad, la capacidad de asumir el control de nuestra vida desde la consciencia y la libre elección, esto es así pues todos somos libres de reaccionar de formas diversas ante circunstancias que nos pone la vida pero solo de ti depende ver lo que acontece como algo binario: “bueno” o “malo” o entender que ES y ya, sin categorías; solo de ti depende pensar: ¿Por qué a mí? o cambiarlo por ¿Qué lección voy a aprender?, cuando empiezas a ver a la vida con esta otra perspectiva, solo te das cuenta que lo único que se te da por el universo/vida/dios es lo que necesitas para aprender a ser más libre y vivir en el amor, que nada es bueno ni malo y empiezas a dejar de vibrar en el miedo (culpa/victimismo); pues algo tienes que saber, si tú eres de esas personas que anda por la vida culpando al otro de lo que te pasa, culpando a la vida de las circunstancias en las que te encuentras y victimizándote una y otra vez sin asumir tu responsabilidad, entonces, querido lector/lectora, tienes que dejar de hacerlo, es el primer paso.

Yo he entendido que como todos somos humanos y todos nos equivocamos y tenemos derecho a cometer errores, no soy víctima de nada ni nadie, no culpo a nada ni a nadie, mi vida es lo que es y los aprendizajes que la vida me da son necesarios para mi crecimiento personal, son necesarios para ser más consciente y ser amor, y agradezco cada día al Universo/vida/dios por esa oportunidad u oportunidades que me da, ya no culpo, ya no me victimizo, sino ASUMO mi responsabilidad en cualquier relación humana que tenga con cualquier persona; ahora sé que si llega alguien que me refleja algo que me molesta, no es culpa del otro ni tampoco es culpa mía porque para empezar la culpa ¡NO EXISTE!, ahora analizo ¿Qué es lo que me molesta del otro? ¿Por qué me molesta? pues ahí está la oportunidad que te brinda la vida para abrazar esa molestia y convertirla en un aprendizaje, es precioso eso y profundamente liberador.

Ahora entiendo que cada quien hizo, hace y hará lo que pueda con lo que tuvo, tenga o vaya a tener, entiendo que a lo largo de mi vida se me presentarán esos espejitos que reflejen mi luz pero sobretodo mi oscuridad y tendré que ASUMIR que necesito trabajarlo y es perfecto, porque la vida es así; años me pasé culpando a los demás de lo que acontecía en mi vida, años me sentí víctima pero no es así, la vida no es así.

Esta entrada la escribo desde el corazón, de lo que creo que es la vida y cual es su propósito pero también desde el dolor de la aceptación de que por más que quiera ayudar a gente de mi entorno a ser más conscientes y libres, no puedo hacerlo y aunque soy consciente no deja de ser menos triste; tal vez sea una de las causas de escribir esta entrada pero debo aceptarlo y escribir con el único propósito posible: ¡PARA MÍ! y dejar de hacerlo para los demás, cada quien tendrá su momento y lo aprovechará o quizás no, pero hay que seguir adelante.

Entiendo que cada quien es libre de querer avanzar en conocimiento o no y no soy la persona indicada para decirle a cualquier persona: Sabes, creo que deberías cambiar esto o aquello; lo cierto es que no y por eso al igual que dice Gerardo, no creas nada de lo que te digo, lo que sí puedo hacer es invitarte a comprobarlo por ti mismo o ti misma, te lo dice una persona que en verdad se sintió, tiempo atrás, la persona más desdichada de este planeta, en serio, de corazón, te invito a que lo compruebes.

Y entonces ¿Cómo trascender la culpa y el perdón?, que es el título de esta entrada:

  1. Elimina de tu vocabulario el concepto de CULPA: Pues te liberas a ti y a los demás del rencor y el resentimiento y te vuelves y los vuelves humanos, entiendes que cada quien hace lo mejor que puede y te liberas de las expectativas mentales que tu has creado sobre determinada persona y sobre ti mismo.
  2. Asume tu responsabilidad: Pues cuando lo haces dejas de ver las situaciones que acontecen como “errores” como “buenos” o “malos” y entiendes que todo mundo tiene el derecho de equivocarse y asumes tu responsabilidad y aprendes.
  3. Perdón (a ti y al otro): Cuando te liberas de culpar y del victimismo y entiendes que todo mundo tiene derecho a equivocarse pues entiendes que nadie “te hizo nada” pues, salvo contados personajes históricos, todos actuamos desde la inocencia de la inconsciencia haciendo lo que creemos mejor, cuando eliminas tus expectativas idealizadas sobre lo que esperabas del otro o sobre ti, entiendes que lo adecuado para aprender es perdonar a ti y al otro, incluso muchas veces desde un pensamiento interior e introspectivo que no necesita exteriorizarse pues cuando lo haces te liberas del rencor, del odio o del resentimiento, te liberas y te permites sanar.
  4. No tengo nadie a quien perdonar: Conforme vas avanzando en este camino de consciencia, empiezas a entender que todo pasa por algo, que nada es casualidad, que lo que acontece en tu vida es lo necesario para aprender, pues recuerdas que la vida lo único que quiere es que seas tú, tu esencia, esa esencia que es amor y no tienes que perdonar a nadie, porque la vida es lo que es, neutra y ya no es binaria, nada es bueno o malo, solo es, ya ninguna persona es buena o mala, son y así trasciendes ese miedo a través de la aceptación plena y del amor.
  5. Aceptación: La vida es lo que es, agradece y sé feliz, que esa es tu  misión en este plano terrenal.

Amigos lectores, les invito a que lo comprueben y tal vez nos encontremos y podamos ir de la mano en este aprendizaje al que llamamos VIDA.

FRIDA
“FRIDA”, de mi autoría.

-Miriam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s