¿Qué importa más? El aquí y el ahora.

gray concrete tower
Photo by Adrianna Calvo on Pexels.com

 

La realidad es neutra, lo impresionante es como nosotros hacemos de esa realidad algo muy personal pero distorsionado; la humanidad es compleja porque no se entiende, no entiende la grandeza que reside dentro de ella, dentro de cada uno de nosotros.

Esta situación, la del COVID-19 me ha permitido ver un poco más allá, hoy como nunca he tenido tiempo de reflexionar sobre esa realidad, sobre mi vida y sobre lo que espero de ella pero también sobre lo que tengo ahora, en este presente.

Cada día que despierto me retuerce un pensamiento:¡SÉ!, pues no tenemos otra cosa. Amigos, ahora que me leen ¿Podrían contestar esta pregunta?, que prometo es muy simple: Amigo lector, amiga lectora ¿Qué problema tienes en este justo y preciso momento que me lees? si eres sincero, seguro responderás: ninguno, porque el presente es lo que es, en él no hay cabida para el pasado ni para el futuro, es por eso que un gran músico dijo:

“La vida es aquello que pasa mientras estás ocupado haciendo planes” (John Lennon)

El clima, es mi clima ideal, en este momento, en esta ciudad todo es perfecto, el olor a tierra húmeda y el ligero soplo de un fresco viento me hacen querer estar en el presente, en la quietud de ser y de no pretender; y no diré que mi mente luego no busca en los recuerdos del pasado o en el porvenir del futuro, pero por ahora Miriam está aquí, sintiendo esa brisa fresca y húmeda que baña sus pies descalzos, lo disfruto y me empapo de su sabiduría. Agradezco por algo tan simple y tan hermoso como el clima actual de este momento.

Sin duda, si no hubiese tenido la oportunidad tan excepcional que nos ha dado el COVID-19 no estaría escribiendo, como lo hago ahora, seguiría abandonando una de mis mayores pasiones, no hubiese tenido la oportunidad de estar presente, de ser más auténtica, más introspectiva, más real. De haber descubierto la música de José Feliciano (por cierto,  ¡gracias!), caray, tantas oportunidades de estar en el presente y aún así nos forzamos a no estar ahí, aquí, a donde pertenecemos, pues no hay más y no necesitamos más.

Con esto no pretendo señalar que los recuerdos no son válidos, claro que lo son, de hecho son hermosos y forman parte de nuestra vida y nos constituyen en experiencia y crecimiento, pero no podemos vivir de ellos, lamentablemente, de lo único que podemos vivir es del ahora.

La vida es simple, el universo la ha hecho simple, los que no lo somos, somos nosotros, nos aterra tanto soltar y confiar en la vida, en que todo estará bien, lo he comprobado en estos días, una semana dura (laboralmente hablando) muy desgastante y en ocasiones muy dolorosa, pero es como es, porque todo es como debe ser y es perfecto y no lo apreciamos, no apreciamos el despertar, el bostezar, el estirarnos, el abrir los ojos, el ver la hermosa mañana que se nos regala y los hermosos atardeceres que despiden un día más ¿Por qué? porque a veces es más suculento ver hacia atrás o ver hacia adelante, más nostálgico y pretencioso, pretendiendo cambiar en nuestras mentes tantas cosas, pretendiendo decir otras más, pensando que si hubiese hecho esto o aquello, que si hubiese dicho esto o esto otro, la historia sería diferente. Lo cierto es que, todo es perfecto, todo es como tiene que ser, de la forma que tiene ser.

Miriam, suelta y confía en la vida, suelta y confía el pasado, suelta y confía el futuro, siempre es mejor así; sí planear pero no en exceso, no es posible y duele mucho, siempre teniendo expectativas: esperando que esta persona se comporte de la manera que yo quiero, esperando que diga lo que yo quiero que diga, esperando que haga algo de la forma que yo espero (este tema sobre las expectativas hacia otros, da para mucho más, tal vez haga una entrada en particular) pero bueno, la idea está ahí, es simple, deberíamos dejar de esperar de los demás, incluso de nosotros mismos y confiar en la vida, en lo maravillosa que es y en la grandeza que somos todos nosotros.

Recuerda que este viaje de la vida tiene un único objetivo, ser feliz, sería valiente darle un propósito al COVID-19, ¿No crees? atreverse a escuchar a la vida y a tu corazón, más que a la mente, que como en entradas anteriores he dicho, solamente nos cuenta creencias limitantes y egoicas, llenas de miedo y dolor, que no nos ayudan a ver más allá de lo que nos dice que es.

La vida es un viaje, lo es y es perfecta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s