LA RUPTURA – primera parte.

Screenshot_2020-04-21-09-50-44What we think, we become- Buddha

Siempre es complicado este asunto, sobretodo por el dolor que implica. Hablo específicamente de la ruptura de pareja, que me ha pasado con el único novio que he tenido y justo a mis 26 años.

Escribo porque de alguna manera sé que a lo largo de mi vida ha sido una constante, la escritura, la poesía y me sale de manera natural.

Hace poco más de un mes que lo hemos dejado, bueno, siendo sincera, él lo ha dejado; tiendo a creer que de alguna manera cuando te dejan y dado que la impresión dolorosa que produce es inmediata, generalmente el dejado tiene más dolor.

Hasta el día de ayer todavía existía en mí alguna esperanza de regresar; sin embargo lo cierto es que la vida y sus señales, que ya he decidido ver y no negar, me dicen que no es por ahí y bueno, lo que queda es, pues nada, aceptar.

Al menos hoy puedo decir eso: ¡MATÉ TODA ESPERANZA!, debo aceptar el aprendizaje aunque sea doloroso. No me malentiendan cuando me leen, evidentemente he llorado mucho, muchísimo; pero, sin embargo sigo creyendo que todas las cosas pasan por algo y aunque ahora bien a bien no entiendo el porqué si logro entender que la ruptura fue producida porque de pronto me encontré muy cómoda en la relación, de ponto fue como si le dijera a la vida: ¡NADIE ME MUEVE DE AQUÍ! esta es mi zona y es lo que quiero siempre, luego viene la vida y te dice: no es cierto y entonces pasa.

Sigo insistiendo en que duele, de verdad bastante pero de alguna manera la vida me ha dejado pistas que forzosamente y a este punto de mi existencia veo como señales, estos denominados coaches, que son satanizados, que yo misma satanizaba, pero no solo estas personitas que veo online, también libros, muy buenos libros y textos que me ayudan a comprender el porqué pasan las cosas, la terapia y la meditación; en fin un cúmulo de aspectos que ahora estoy integrando en la vida, en mi nueva vida.

Lo cierto es que, todo esto me ha permitido entender y ver desde una nueva perspectiva a la vida: Nada has perdido, nada de lo que tu creas, ninguna persona ninguna cosa has perdido, solamente ya no es necesario en tu vida pues ya has adquirido el aprendizaje.

Invariablemente la vida es la que durante mi existencia material me ha dicho: ¡NO PUEDES APEGARTE A LAS PERSONAS!, pensando que ellas te harán feliz, delegando el quererte poniéndolo en alguien más, necesitando a la otra persona para sentirte completa, llena, poniendo todas tus esperanzas y anhelos en esa relación que será perfecta y eterna, sinceramente no me crean NADA DE LO QUE LES DIGO, pero les invito a comprobarlo, nada de eso es verdad.

Les hablo desde mi experiencia, esa que ha nacido de los golpes que me he llevado, tratando de resistir y controlar. Si pudiese definir mi corta vida diría que la mayor parte del tiempo siempre trate de resistir y controlar, pero ya estoy harta, de todos modos siempre que he querido aferrarme a algo o a alguien, la maestra vida me dice: no es por aquí, no estás entendiendo nada.

Ya estoy hastiada, ya he superado ese nivel de sufrimiento que me sobrecoge, que me asfixia, mi vida ha sido supervivencia pura, lo que quiero ahora es vivir, lo necesito de verdad.

No sé cómo hacerlo, nunca me he preguntado ¿Qué me apasiona? cuando lo he hecho sé que no ha sido sincera la respuesta, en este punto lo cierto es que (y como me he prometido ser sincera conmigo): he vivido como un robot, cumpliendo expectativas ajenas y no mías, pensando que debería hacer algo para tener reconocimiento pero sin pasión ni nada, siempre lamentándome por no estar donde mi ego dice que debo estar, siempre lamentándome por tantas cosas, reduciendo mi pobre existencia a una practicada mirada externa y rehusando ver más profundo, rechazándome.

Sinceramente, se los digo, lo que deseo en este punto de mi vida es saber quien soy, cual es mi esencia, desapegarme de ese ego enfermo, carente y necesitado; darme la oportunidad de estar conmigo para entender qué es el amor en verdad, pues siento que si de verdad llego a ese punto, en algún momento la vida me traerá a alguien que también se ame y ya no tengamos que llenar necesidades mutuas, ya no tengamos que idealizar nada y nos aceptemos así como somos de perfectos/imperfectos y crezcamos acompañados, pero ya no necesitados uno del otro, sino como naranjas completas, llenas de sus propios anhelos y sueños en un camino que empiece a ser compartido pero no necesario.

Mientras ese momento llegue, dado que hoy evidentemente no estoy lista, me dedicaré a saber quien soy yo, cual es la misión de mi vida. No lo sé, de alguna manera sé que el universo/vida me dará las pistas correctas para entenderlo.

Por el momento, solo comparto mi experiencia. esperando que si tu estás pasando por algo parecido entiendas, primero, que no eres el único o única y segundo, que entiendas que esa ruptura (que entiendo que no fue querida por ti) ¡SI LA QUERÍAS! aunque no lo sepas(o no lo aceptes aún) y que la vida ya lo sabía, sabía que te conformaste y que decidiste poner todo tu ser en las manos de otro, que al igual que tu es tan inocente de sus propios errores, pues vive en la inconsciencia de su propia oscuridad.

Algo importante para finalizar: todos somos luz y oscuridad, acéptate, es el primer paso para perdonarte, para conocerte y finalmente para amarte. Perdona al otro, pues de esa manera estás perdonando tu propia oscuridad y perdonando y aceptando al otro tal y como es y sigue con tu vida, que es demasiado maravillosa y sé que vale la pena vivirla.

 

-Miriam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s